Entradas

La transferencia tecnológica a nivel internacional 2° Parte

Hemos hablado ya del porqué ocurre la transferencia tecnológica a nivel internacional, pero ¿cómo se da este fenómeno?

Existen países superiores en capacidad tecnológica y países con inferior nivel de capacidad tecnológica, por lo cual la transferencia de tecnología ocurre de los primeros a los segundos. Según la OCDE,  los principales exportadores de recursos tecnológicos son los categorizados como países de ingresos medios altos y los países con ingresos medios; sin embargo esto no excluye que también exista la transferencia de tecnología de un país de ingreso bajos a un país de ingreso alto, aunque representa una gran brecha de diferencia en ingresos por este concepto. Por ejemplo, en 2001 solo se pagaron dos mil millones de dólares por regalías por parte de Estados Unidos contra 12 000 millones pagados a países con nivel de ingreso medio.

La OCDE también destaca que cada vez más los países de ingreso medio están participando como transmisores de tecnología, esto es debido a la adopción y la capacidad de adaptación de la tecnología transferida a sus países tomando en cuenta sus necesidades y contextos y logrando innovar a partir de ellos, para 2008 una de cada cinco patentes ecológicas registradas provenían de países en desarrollo[1]

Debido a la importancia de la competitividad tanto en el desarrollo interno como en el mercado internacional, se impulsaron iniciativas para abordar la transferencia tecnológica que puede significar avances en el progreso de los países en desarrollo. Esta inquietud a nivel internacional empezó durante las décadas de los setentas y ochentas en donde surgieron las primeras negociaciones relativas al proyecto «Código de conducta en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo” y la “Revisión del Convenio de Paris” en la OMPI.

Estas iniciativas provinieron sobre todo de países en desarrollo que buscaban esta transferencia de tecnología. Recordemos el contexto en que se encontraba América Latina y en particular México, ya que es a partir de los ochentas en donde cambiamos del Modelo de Sustitución de Importaciones al Modelo Orientado a la Exportación. Nos abrimos al mercado y observamos que tecnológicamente existe un atraso en comparación con otros países a nivel tecnológico.

Pese a estas iniciativas, el resultado fue negativo, ya que no tuvieron éxito y fueron abandonadas debido a la oposición en su momento de los países desarrollados que claramente no veían un beneficio claro de este proceso para ellos, considerando la inversión realizada, las pérdidas y las ganancias de su propio proceso de innovación o conocimiento.

Sin embargo en el marco de la OMPI existen recomendaciones para promover la transferencia de tecnología a los países en desarrollo, estas recomendaciones planteadas en el documento «Integrando los derechos de propiedad intelectual y la política de desarrollo[2]

[1] s/a, Informe de la Secretaria de la OMPI sobre la transferencia de la tecnología, Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, 2010, pág. 16. EN LÍNEA http://www.wipo.int/edocs/mdocs/scp/es/scp_14/scp_14_4.pdf

[2] s/ a, integrando los derechos de propiedad intelectual y la política de desarrollo, Comisión sobre derechos de propiedad intelectual, Londres, 2012 EN LÍNEA, http://www.cipr.org.uk/papers/pdfs/Multi_Lingual_Documents/Multi_Lingual_Main_Report/DFID_Main_Report_S panish_RR.pdf

La transferencia tecnológica a nivel internacional 1° Parte

Las condiciones sociales, económicas y políticas de los distintos países del mundo influyen en la valorización de la educación, la ciencia, tecnología y en su innovación. La inversión en la generación de las mismas nos llevará a la conclusión de que así como existen Estados desarrollados y en desarrollo también existen Estados con alta capacidad tecnológica y baja capacidad tecnológica resultado de los contextos de cada región.

El desarrollo de la ciencia y la tecnología impacta en el bienestar y progreso económico de los Estados. Esto es dado que conllevan un progreso en las condiciones sociales de la población al fomentar un círculo productivo con sustento en el conocimiento y su aplicación. Así, La necesidad de contar con conocimientos científicos y tecnológicos abrió el debate sobre alternativas para la divulgación y cooperación científica a nivel internacional desde años setentas surgiendo así la transferencia tecnológica.

¿Qué es la transferencia tecnológica?

Considerando el nivel de importancia que tiene el desarrollo de ciencia, tecnología e innovación, existen dos maneras de adquirir tecnología. La primera es crear la propia y la segunda es la adquisición de la ajena. En vista de este último, se entiende a la transferencia de tecnología como una serie de procesos destinados a compartir ideas, conocimientos, tecnología y capacidades con un particular o institución y la adquisición por la otra parte de esas ideas, conocimientos, tecnologías y capacidades[1] tangibles o intangibles.

Existen dos tipos de transferencia tecnológica. El primero tiene lugar cuando se transfiere la tecnología desarrollada en universidades o centros de investigación a las potenciales empresas.  El segundo tipo se refiere a la transferencia de nueva tecnología que sobrepasa las fronteras y es dirigida a los países en desarrollo, que en un ideal ayudarían en el progreso de estas naciones.

En este contexto a nivel internacional y en el marco de la ONU se considera entonces a la transferencia tecnológica como la “adquisición mediante la cual los países en desarrollo tratan de tener acceso a productos y conocimientos técnicos importados del mundo desarrollado”[2] y en donde las patentes tienen que ver directamente con la transferencia de tecnología de forma tácita a través del contrato de licencia y de cesión de derechos

En este contexto, la OMPI describe este proceso como el procedimiento mediante el cual alguien que desarrolla tecnología la pone a disposición de un socio comercial para que este la explote.[3] El ideal es que los países en desarrollo no solo utilicen esta tecnología sino que se estimule en la innovación, tanto en la creación de un nuevo producto o proceso o con la implementación de nuevos usos técnicos a partir de ella, combinando esta con las investigaciones tradicionales en cada país receptor.

Debemos tomar en cuenta que en el proceso de transferencia de tecnología en relación con las patentes la adquisición de licencias de propiedad intelectual, los convenios de formación por parte de la OMPI y las herramientas virtuales para el conocimiento y el tratamiento de las mismas tendrán un papel importante estipulado ya en algunos mecanismos de cooperación, por ejemplo en “Integrando los derechos de propiedad intelectual y la política de desarrollo” o la Agenda de la OMPI para el desarrollo, entre otras.

 

[1] s/a, Informe de la Secretaria de la OMPI sobre la transferencia de la tecnología, Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, 2010, EN LÍNEA http://www.wipo.int/edocs/mdocs/scp/es/scp_14/scp_14_4.pdf

[2] s/n, “Transferencia de tecnología y desarrollo”, Revista de la OMPI # 5, Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, Septiembre 2006 http://www.wipo.int/wipo_magazine/es/2006/05/article_0005.html

[3] Méndez Philip, “Concesión de licencias y transferencia de tecnología en la Industria Farmacéutica” Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, en línea http://www.wipo.int/sme/es/documents/pharma_licensing.htm#1.1TRANSFERENCIA 1